Nuestra ciudad: Tolosa


Nuestra administración está situada en Tolosa, en la Calle Rondilla (antes conocida como calle Pablo Gorosabel). Estamos en el centro de la parte vieja de esta villa guipuzcoana que cuenta con más de 18.000 habitantes.

Situada en un lugar central de Gipuzkoa, a tan solo 20 minutos de San Sebastián, 50 de Pamplona y a una hora de Bilbao, Tolosa ocupa un papel central en la comarca Tolosaldea, de la que es capital comercial, cultural y social.

Precisamente, en los últimos años se está viviendo un gran impulso cultural. Este impulso se puede observa paseando por sus calles, donde se ha creado un museo al aire libre en el que se presentan las esculturas de importantes y reconocidos escultores, como Oteiza, Chillida o Ugarte, entre otros.

Gracias a su vida cultural Tolosa se hecho un hueco a nivel internacional, sobre todo por los acontecimientos culturales y sociales que se desarrollan en la ciudad. Entre los más conocidos están el Certamen Internacional de Masas Corales y el Festival Internacional de marionetas.

El primero se celebra el primer fin de semana de noviembre y es considera uno de los mejores certámenes de Europa. Mientras que el festival de marionetas reúne cada año a grupos procedentes de todo el mundo y su importancia ha posibilitado la creación del único centro integral para el arte de la marioneta en Europa: el TO.PIC (Centro Internacional del Títere de Tolosa).

Y muchas otras actividades culturales que a pesar de no tener tanto renombre, animan la vida de social de Tolosa: representaciones teatrales, conciertos, etc.

Industria y comercio
Desde que en 1842 se pusiera en marcha la primera máquina de papel continuo del Estado, el entramado empresarial de Tolosa ha estado fuertemente ligado al sector papelero, lo que le valió el apelativo de “villa papelera” durante muchos años. Con el paso del tiempo, el tejido industrial se fue diversificando y adaptando a las condiciones más exigentes de la competencia internacional.

Hoy en día el comercio es uno de los puntos fuertes de la economía tolosarra. Tolosa cuenta con más de 500 establecimientos que combinan tradición y modernidad, creando un gran centro comercial al aire libre.

Carnaval
Aunque las fiestas patronales son los sanjuanes, los Carnavales son la fiesta por excelencia de Tolosa, una fiesta que ha traspasado todo tipo de fronteras y que ha perdurado ante todo tipo de prohibiciones. Desde hace un par de siglos, durante seis días el pueblo entero se paraliza y se echa a la calle con imaginativos y osados disfraces.

Gastronomía
La gastronomía es una de las señas de identidad de Tolosa y motivo de celebración de diferentes ferias a lo largo del año.

Sin duda, el plato más característico de Tolosa son las alubias rojas, oscuras, casi negras que se cultivan tradicionalmente en los caseríos de la zona. Es su seña de identidad y el origen de nuestra mascota, La Alubia Mágica.

Pero la no es el único producto típico. En el mundo de la repostería, Tolosa es conocida por sus tejas y cigarrillos, sus xaxus o chocolate.

Muestra de esta tradición gastronómica es la creación hace años de la marca Tolosa Gourmet, que organiza tres semanas gastronómicas a lo largo del año: la Semana de la Alubia (en noviembre) y la Fiesta del Chuletón (durante el puente de diciembre). También cabe destacar la Feria del Besugo y Tolosa Goxua (feria del dulce), que tienen lugar en mayo y octubre.

Otro santo y seña de la villa ha sido, son y serán sus asadores. Basta recordar que tanto las chuletas de buey o carnes rojas a la parrilla y el el piquillo comenzaron aquí a ponerse de moda a partir de la década de los sesenta. Fue gracias a un emigrante navarro ilustre, el lodosano Julián Rivas, que se hizo tolosano de adopción al fundar Casa Julián, y el carnicero tolosarra José Antonio Goya, precursores de esta moda base de los innumerables asadores actuales. Junto al citado Julián es preciso recordar otros dos templos chuleteros, el Asador Nicolás y el menos conocido Burruntxi.

De la cocina de cuchara y guisos, de la culinaria popular de etxekoandre, se conserva todavía hoy día una buena representación. Son obligados de citar casas como Hernialde y Beti Alai, entre otras. La innovación culinaria tiene dos nombres que rompieron años atrás con el sota caballo rey de la restauración de esta zona: Mikel Zuaznabar en Sausta y Roberto Ruiz en el restaurado Frontón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *